Ir al contenido principal

El Secreto:Mediums, litigios, y charlatanes.



Resulta sencillo calibrar los episodios de histeria colectiva una vez que estos pertenecen al pasado, pero en los años que precedieron a la crisis del 2008 con aquel ambiente de eterna ascensión económica, las cosas no parecían tan claras. El libro titulado "el secreto" aterrizó en el momento adecuado, y se vendió por millones, la gente lo recomendaba por el boca a boca, las empresas lo regalaban a sus empleados, y poco a poco el pensamiento más primitivo y mágico empezó a impregnar radios y shows televisivos.

Palabras como "vibrar en la misma frecuencia" o "co-creación" empezaron a ponerse de moda, los pequeños milagros se multiplicaban, la gente se gastaba más dinero para mandar al Universo una señal de "confianza en la Abundancia" y juraban que el Secreto estaba cambiando sus vidas, un poco más tarde nos llego la película-documental, que nos presentaba a los "maestros" del Secreto, esos que habían inspirado el gran re-descubrimiento del S.XXI se hicierón mundialmente conocidos y prometierón todo a todos, mientras editaban sus propios libros, talleres y vídeos, para complementar el Secreto original y hacernos de guías en el viaje hacia una nueva edad dorada.


Todo era una gran mentira por supuesto, en el fondo era la misma charlatanería que subyace en E.E.U.U. sobre el pensamiento positivo, desde los tiempos de Wallace Wattles hace ya más de 100 años, pero "el Secreto" nos lo vendía con otro envoltorio, más bonito y renovado, adornado con nueva terminología procedente de la new-age y revestida de frases sacadas de contexto de personajes históricos junto a destacados oradores motivacionales de dudosa fiabilidad, como James Arthur Ray o Joe Dispenza, paso a paso llegarón a conseguir hacer creer a mucha gente que el éxito, la salud, y la felicidad en la vida, eran fruto de una especie de conexión cósmica con el Universo, el cual respondería a la vibración que emitimos de forma automática concediéndonos nuestros deseos, y todo eso sin pedirnos explicaciones, cual genio de la lámpara.

Pero más allá de todo esto existe otra historia, una historia que corría paralela al éxito del Secreto, resulta que la película al principio no tenía a todos esos "maestros" sino que su centro de inspiración principal orbitaba en torno a uno en concreto, uno que tenia un don muy especial, la canalizadora Esther Hicks, que junto con su marido Jerry (*) llevaban desde los años 80 interpretando los mensajes, atención a esto, de "un grupo de entidades de la dimensión no física, una infinita inteligencia" a la que denominan Abraham, y al que ponen su apellido, al final resulto que Esther o sus entidades terminarón viéndose envueltos en un litigio contractual con Rhonda Byrne, y se suprimió todo rastro de la canalizadora en la película documental.
Desde luego merece la pena ver a Esther en acción, descalza sobre una tarima sus charlas siguen un ritual muy marcado, dice siempre "hola y adiós" (Hello, Goodbye) con su voz normal, cierra los ojos unos instantes, respira profundamente, y de repente comienza a hablar con la voz de Abraham diciendo "Buenos días, estamos encantados de que estéis aquí, esta muy bien que nos encontremos con la misión de co-crear ¿Estáis de acuerdo?" a lo que sigue un si (¡yes!) rotundo y emocionado del público.




No parece buena estrategia de marketing ¿verdad?, de hecho si lo presentamos así a cualquier persona común y corriente saldría probablemente huyendo,y es que la historia detrás de el Secreto no vende tanto como un bonito documental lleno de música épica, blancas sonrisas de niños vestidos de monjes budistas, y efectos especiales de "ondas cuánticas del pensamiento" transmitiendose por el Universo; lo cierto es que hoy, varios años después de que el fenómeno tocará techo, se oyen demasiado los “no me funcionó” o “lo entiendo de otra manera” mientras los consumidores de New age se han volcado ya hacia otros inventos mas nuevos, mas reciclados, pero son los mismos perros con distintos collares, nuevos gurus que se enriquecen a costa de personas ávidas de sentir la emoción que les provoca la promesa de un milagro.

(*) Jerry Hicks falleció el 18 de noviembre de 2011 su muerte genero polémica entre los círculos new age, ya que las enseñanzas de Abraham enseñan que la enfermedad es evitable, con tal de que las personas se centren en los pensamientos y las emociones positivas


Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

Comentarios

  1. Muchas gracias, me alegro mucho que empiecen a contrarrestar los efectos tan dañinos que han producido los libros chapuceros de la mal llamada autoayuda que aunque sean betsellers no significa que sean buenos. Gracias

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las gafas de la insensibilidad: Contra Rafael Santandreu

Santandreu en un un programa de RTVE en 2015.
FOTO: RTVE

Hace poco leí un excelente artículo en la página de Borregos Illuminati una web que se dedica a recoger los mayores disparates anticientificos de la red, el texto hacia una inteligente distinción entre la incultura, y la estupidez, realizando esta acertada observación:

[...cuando uno no sabe, se informa, se atreve a indagar. Y destierra esa ignorancia. Con esta gente se puede hablar, se puede debatir y se pueden intercambiar impresiones. Esta gente responde a la información, se la lee, la procesa y pregunta lo que no entiende. Finalmente, si ha dicho una memez, la corrige…] (Fuente, wordpress de Borregos Illuminati)

La estupidez sin embargo, es más una cuestión de actitud, es empecinarse, reafirmarse una y otra vez en el dato incorrecto, sosteniéndolo contra viento y marea, a pesar de las evidencias, a pesar del sufrimiento que pueda causar en los seguidores de la idea. Habréis notado sin duda la existencia de ciertos personajes, m…

Pseudoterapias: la trampa de la esperanza.

Es algo demasiado común, y se da con mayor probabilidad en especialidades médicas tales como la oncología, que el profesional asista al recorrido de su paciente por una larga serie de terapias alternativas, las cuales se presentan como complementarias, e incluso como más óptimas que el tratamiento médico oficial. Es posible que una explicación al atractivo que ejercen estas "terapias" es que sostienen basarse en lo natural, curar desde dentro, y no dudan en garantizar resultados positivos. A esta promesa inicial suelen unir una o dos historias anecdóticas de curaciones milagrosas o espectaculares, generalmente no verificables. Pero suficientes para que alguien en un proceso de tratamientooncológico, es decir en una situación potencialmente vulnerable, se plantee la posibilidad de recurrir a ellas.
La lista de pseudoterapias a las que se puede acceder es muy elevada y prácticamente todas prometen mejorar, o incluso sanar al paciente, desde los suplementos herbales que cuando n…